¿Cómo valorar los objetos artesanales en una sociedad que insta al híper consumo?

En Venecia se aprobó de manera unánime por el Ayuntamiento de la ciudad, la medida que busca deshacerse  de las tiendas low-cost o “made in China” ubicadas en el entorno de la plaza San Marcos y del puente del Rialto.
Esto con el fin de proteger el centro histórico, defender la auténtica identidad de la ciudad y proteger la actividad comercial local. Las tiendas tendrán un periodo de 6 meses para adaptarse a la normativa y deberán aclarar los procesos de producción de los nuevos objetos en venta.
Con este ejemplo, cabe preguntarse cuál es el rol de estado en la sobre venta de este tipo de objetos…

 

Como Colaborafest, queremos poner en valor a los objetos utilitarios con base artesanal a través de la visibilización de sus relatos y sus procesos de producción, que abarca desde la extracción de la materia prima hasta la elaboración total.

Un sinfín de actividades pueden ayudar a concientizar a las personas: charlas, documentales, reflexiones y talleres; estos últimos son mucho más que sólo enseñar, pues en ellos las personas puedan vivir la experiencia del oficio y conectarse con las antiguas técnicas y saberes.

Sin embargo, mientras se realizan iniciativas que buscan concientizar sobre el tema; la sociedad en general continúa fomentando el híper consumo y se siguen comprando productos que fueron elaborados con explotación laboral o con materiales que han afectado negativamente al medio ambiente.

Educar a la ciudadanía y visibilizar los procesos de elaboración de las artesanías, es una parte de la solución, porque aún las personas siguen dando más valor al precio monetario que a la historia del mismo objeto, escogiendo por lo general, el más barato, sin considerar el impacto de su confección en el entorno. Al comprar no sólo se paga un número, sino que también una historia, una emoción, una intención.

Por eso, creemos que es importante que el estado controle las ventas de estos productos, sobre todo en zonas turísticas o donde los artesanos residen y comercializan. Pues el sector se encuentra muy competitivo, existen llamadas ferias artesanales en las que se venden principalmente productos industriales o semi industriales, o incluso imitaciones de las mismas artesanías. Por eso es importante la educación para saber diferenciar un objeto artesanal del que no lo es; pero también el control por parte del estado.

También creemos que es fundamental que el estado continúe apoyando con subsidios y capacitaciones a los artesanos, pues a través de la innovación, el diseño y la tecnología, pueden impulsar aún más sus productos y posicionarlos en el mercado, fomentando la cultura y la identidad local.

También te puede interesar

Menú