Colaborafest: un nuevo espacio para el diseño y las marcas locales

Vivimos en una sociedad donde impera el libre mercado y se prioriza la importación por sobre el producto local. Además, se privatiza y restringe el acceso a las materias primeras, por la precarización y vulnerabilidad de productores y diseñadores al momento de comercializar.

La industria del calzado nacional es un ejemplo de cómo los oficios han sucumbido ante la importación de productos chinos, pues según datos de la Cámara de Industriales de Cuero, Calzado y Afines (Fedeccal), se pasó de fabricar de 35,7 millones de pares a sólo 5 desde 1991 (Fuente: Biobiochile).

Esto se ha visto reflejado en el cierre de fábricas como Gacel (2011), Albano (2018) y Guante, que confirmó el cierre de su planta en San Miguel para enfocarse en las importaciones (2019).

Por otro lado, en medio de la crisis que afecta al país, la marca Forus, firma chilena que maneja HushPuppies, Cat, Columbia, entre otras, anunció el cierre de locales no rentables para enfocarse en ventas online; reflejando el modelo y la idiosincrasia de la rentabilidad como prioridad.

Sin embargo, también surgen otras iniciativas que buscan rescatar los oficios. En esta línea, Colaborafest se posiciona como un evento que pretende poner en valor a los objetos utilitarios con base artesanal y ayuda a generar consciencia sobre la importancia que tienen estos productos heredables en la cultura, economía y la soberanía productiva.

Un evento que busca construir un país más justo y digno junto a invitados y expertas que han demostrado que aún se puede emprender de manera consciente. Pero para eso también es necesario que las personas tomen decisiones de compra poniendo el valor de los productos en su proceso de producción y el impacto que éste tuvo en la sociedad y el medio ambiente.

Por esta razón, la tienda de objetos que se encuentra dentro de la programación de Colaborafest, estará abierta a todo público, del 18 al 20 de diciembre en Alianza Francesa de Concepción, siendo una oportunidad para repensar lo que se decide comprar y elegir conscientemente los objetos del diario vivir. Así mismo es una instancia para valorar los oficios y los años de dedicación que existen detrás de un trabajo hecho a mano.

Allí, las personas podrán conocer y/o comprar productos provenientes de distintas zonas del país, generando un beneficio en el territorio, en el bien común y en la soberanía productiva.

Además, es una oportunidad para fomentar a marcas locales que se han visto perjudicadas debido al cierre de espacios de venta que solían funcionar en diciembre, pero que se han cerrado por la situación que vive el país.

Entre las marcas que estarán presentes, se encuentra Trolef, tablas de cocina talladas a mano de madera nativa; Microalquimia, objetos ornamentales y utilitarios que van desde lo tradicional a lo contemporáneo; Puragreda, emprendimiento de Nacimiento que trabaja con arcilla; La Piña, accesorios realizados con plástico reciclado; LEMU handmade, equipajes de cuero con diseños tradicionales; Taller Metal y Fuego, piezas únicas de joyería contemporánea; y Morö Gestión Sustentable, objetos funcionales y artísticos en madera reutilizada.

También te puede interesar

Menú